42 Y como vino una viuda pobre, echó dos blancas, que son un maravedí.