42 Levantaos, vamos: he aquí, el que me entrega está cerca.