37 Y se levantó una grande tempestad de viento, y echaba las olas en el barco, de tal manera que ya se henchía.