4 Porque Juan le decía: No te es lícito tenerla.