38 Este es el primero y el grande mandamiento.