10 Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo.