28 Y fué que, como Jesús acabó estas palabras, las gentes se admiraban de su doctrina;