10 Y lo santificado de cualquiera serĂ¡ suyo: asimismo lo que cualquiera diere al sacerdote, suyo serĂ¡.