25 Como pasa el torbellino, así el malo no permanece: Mas el justo, fundado para siempre.