10 En el bien de los justos la ciudad se alegra: Mas cuando los impĂ­os perecen, hay fiestas.