27 El indolente no chamuscarĂ¡ su caza: Mas el haber precioso del hombre es la diligencia.