3 En la boca del necio está la vara de la soberbia: Mas los labios de los sabios los guardarán.