7 No conviene al necio la altilocuencia: ¡Cuánto menos al príncipe el labio mentiroso!