29 El hombre impĂ­o afirma rostro: Mas el recto ordena sus caminos.