20 Porque para el malo no habrá buen fin, Y la candela de los impíos será apagada.