9 El pensamiento del necio es pecado: Y abominación á los hombres el escarnecedor.