28 Como ciudad derribada y sin muro, Es el hombre cuyo espĂ­ritu no tiene rienda.