27 El que da al pobre, no tendrĂ¡ pobreza: Mas el que aparta sus ojos, tendrĂ¡ muchas maldiciones.