16 El sabio teme, y se aparta del mal: Mas el necio se arrebata, y confía.