14 El que comienza la pendencia es como quien suelta las aguas: Deja pues la porfía, antes que se enmarañe.