24 En el rostro del entendido aparece la sabidurĂ­a: Mas los ojos del necio vagan hasta el cabo de la tierra.