21 El crisol prueba la plata, y la hornaza el oro: Y al hombre la boca del que lo alaba.