29 Porque sin arrepentimiento son las mercedes y la vocaciĆ³n de Dios.