25 El cual fué entregado por nuestros delitos, y resucitado para nuestra justificación