8 Bienaventurado el varón al cual el Señor no imputó pecado.