3 Porque mis días se han consumido como humo; Y mis huesos cual tizón están quemados.