40 Encendióse por tanto el furor de Jehová sobre su pueblo, Y abominó su heredad: