34 La tierra fructĂ­fera en salados, Por la maldad de los que la habitan.