140 Sumamente acendrada es tu palabra; Y la ama tu siervo.