158 Veía á los prevaricadores, y carcomíame; Porque no guardaban tus palabras.