3 Vivos nos habrían entonces tragado, Cuando se encendió su furor en nosotros.