9 Alegróse por tanto mi corazón, y se gozó mi gloria: También mi carne reposará segura.