2 Dios mío, en ti confío; No sea yo avergonzado, No se alegren de mí mis enemigos.