1 LA iniquidad del impío me dice al corazón: No hay temor de Dios delante de sus ojos.