37 Considera al íntegro, y mira al justo: Que la postrimería de cada uno de ellos es paz.