25 Porque nuestra alma está agobiada hasta el polvo: Nuestro vientre está pegado con la tierra.