10 Porque tú nos probaste, oh Dios: Ensayástenos como se afina la plata.