23 Porque tu pie se enrojecerá de sangre de tus enemigos, Y de ella la lengua de tus perros.