2 No sea que arrebate mi alma, cual león Que despedaza, sin que haya quien libre.