3 Acordábame de Dios, y gritaba: Quejábame, y desmayaba mi espíritu. (Selah.)