26 El me llamará: Mi padre eres tú, Mi Dios, y la roca de mi salud.