4 ¿No juzguáis en vosotros mismos, y venís á ser jueces de pensamientos malos?