16 Mas ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala.