28 Y si no hubiere intérprete, calle en la Iglesia, y hable a sí mismo y a Dios.