26 Y el postrer enemigo que serĂ¡ deshecho, serĂ¡ la muerte.