30 Temed delante de su presencia, toda la tierra; que el mundo está aún afirmando para que no se conmueva.