8 No hablo como quien manda, sino por experimentar la liberalidad de vuestra caridad por la solicitud de los otros.