34 el que hace mis pies como de ciervas, y el que me asienta en mis alturas;