38 Perseguí a mis enemigos, y los quebranté; y no me volví hasta que los acabé.