3 Por el olor de tus suaves ung├╝entos (Ung├╝ento derramado es tu nombre), por eso las doncellas te amaron.